Con estas iniciativas se busca que paso a paso vayamos construyendo nuestra propia Red de Emprendimiento, confianza y apoyo

Nuestras iniciativas

Cuál es el verdadero poder de la moneda social?

Esta es una recopilación de textos y experiencias, que me han permitido responder de forma muy personal a la pregunta del enunciado y que considero muy oportuno compartir con vosotros. 

¿Qué es?
Las monedas sociales  (también llamadas locales, alternativas o complementarias)    son una herramienta  que nos permite registrar los intercambios en una determinada zona para crear con ellos un   sistema económico alternativo y permanente   que permita, en mayor o en menor medida, prescindir de la moneda “oficial”. Busca el fomento de las iniciativas locales, el consumo local y la autogestión alejándose así del monopolio de los bancos y gobierno.

¿Esto no es un poco irreal?

Pues no!!! Sólo en España existen más de 40 monedas de este tipo repartidas por todo el territorio, aunque predominan en Cataluña y Andalucía. Tienen nombres de lo más variado (Zoquito, Málaga Común, Sol, Boniato, Vecino...) y funcionan bastante bien. El dinero social “solo” necesitaría lograr constituir una red de confianza mutua muy fuerte para existir y crear una economía al margen de la esencia capitalista.

Las comillas del “solo” valen su peso en oro, nunca mejor dicho, porque crear una moneda social no es tarea fácil, mucho menos en esta era de la inmediatez para todo y los resultados para ayer. Se necesita paciencia, tesón y muchas cosas más. Pero se puede, y puede salir muy bien. La activista Mira Luna   publica recientemente en Shareable una serie de consejos para lanzarse a crear una moneda social. Vale la pena porque la chica no solo conoce el sector (sí, ya lo es) del ‘Community Currency’, sino que además tiene experiencia propia directa en dar forma a billetes cuyas ‘caras’ podríamos ser tú o yo.

Retomo solo algunos de los consejos de Mira Luna: 

Equipo . Es importante que el grupo impulsor de la nueva moneda sea eso, un grupo y no un individuo “iluminado”, y que además sus miembros se lleven muy bien. Éstos deben compartir valores y objetivos, aunque el proyecto de moneda se planifique en varias direcciones.
Escoger la herramienta y asegurarse de que es fácil de usar. La moneda impresa no siempre es una solución adecuada para todos. Es posible que según el objetivo, sea más útil, por ejemplo, una plataforma digital de intercambio o cualquier otro medio de los que hemos visto en la presentación de   Julio Gisbert . en nuestro caso @MonedaTeja
Hacer los “deberes” y conseguir un mentor. Fíjate en la experiencia acumulada y benefíciate aprendiendo de ella. Presta atención a otras monedas, habla con sus impulsores, estate al día.
Desarrollar alianzas y tomárselas muy en serio . Hay que buscar organizaciones que nos ayuden a reclutar miembros del equipo impulsor y/o usuarios de la moneda. Establecer alianzas programáticas que aporten valor a ambos, que eleven su estatus y su reputación social. Por ejemplo, buscar en el área geográfica de circulación una institución especialmente arraigada socialmente. En un lugar puede ser la parroquia y en otro una organización juvenil. También empresas privadas o cooperativas de trabajadores. La base es el win-win. Una buena manera de construir una alianza de este tipo es presentando la moneda al equipo/staff de dicha organización y preguntarles qué necesidad les gustaría cubrir con la nueva divisa, como por ejemplo, una nueva página web para la entidad. La hacemos nosotros y les cobramos ya con la nueva moneda. Hay miles de ejemplos para cada caso.
Mantener la circulación de la moneda.  “Aquí es donde muchas monedas sociales han sucumbido”. Lo dice uno de los mayores estudiosos de este sistema,   Bernard Lietaer , quien además conoce muy bien el otro lado porque participó en su día en el diseño del euro. Según este economista, muchas comunidades olvidaron cerrar patrones completos de circulación y ello propició que la moneda tendiera a acumularse en partes concretas del sistema, restándole relevancia y confianza. Para mantenerla fluyendo, hay que identificar en la comunidad de usuarios sus necesidades no satisfechas y sus recursos infrautilizados, especialmente aquellos que no están atendidos por el sistema convencional. Trabajar en la circulación significa crear maneras de acumular y canjear moneda. Por ejemplo, un inmigrante que acaba de ser desposeído del derecho a la atención sanitaria y un médico que puede cambiar la moneda en, por ejemplo, productos de la ONG que está ayudando a esa persona.
No rendirse pero estar dispuesto a cambiar de dirección en cualquier momento. Las monedas sociales nuevas necesitan por lo menos unos cuantos años para establecerse. Mientras tanto, podrás divertirte, hacer amigos y conseguir cubrir algunas necesidades de sus primeros usuarios.

Así que después de este muy breve análisis sobre esto de la moneda social, he llegado a la conclusión de que el verdadero valor de la moneda social es HACER USO DE ELLA, porque se trata tan “solo” de hacer mover la máquina, de repensarnos y ponernos en valor, algo que a veces sólo conseguimos gracias a los ejemplos y sugerencias de quienes nos rodean, para darnos cuenta de la cantidad de aportes que realizamos o podemos realizar al común.

Pero por sí solas estas iniciativas no son nada; es por ello que, sin necesidad de hacer una tesis sobre la materia, sí puede sernos útil aprovechar nuestra @MonedaTEja, porque es desde esta comprensión donde podemos otorgar verdadero valor a las mismas y ser parte activa de este importante movimiento. Que se está gestando en espacios locales, sociales o complementarias; culturales, provisionales, transgresoras o parásitas; hay quienes opinan que “no es necesario enredarse la vida buscando diferencias específicas”, porque cada nombre ha surgido en diferentes contextos, pero en esencia, a diferencia de las que se emiten por un sistema centralizado y lleno de problemas como el sistema monetario vigente, una moneda social, local, complementaria, comunitaria o paralela es aquella que circula con el propósito de atender aquellas necesidades que el dinero corriente no logra atender.

Así que os animo a ejercer su derecho de poner en práctica otra manera de hacer las cosas. Porque para mí el verdadero poder de la moneda social es  en HACER USO DE ELLA!!!


 

Fuentes
http://decredocus.blogspot.com.es/2013/02/julio-gisbert-charla-moneda-social.html
http://www.eldiario.es/colaboratorio/dinero-moneda-economia_social-moneda_social-moneda_local-BCE-Reserva_Federal-Banco_de_Espana_6_59204088.html
http://www.reinventalo.org/2012/12/moneda-social-una-alternativa-economica.html
http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=KkhoTSGpPVI

¿Quieres emprender? Háztelo mirar
Los ojos de Hipatia mar 18th, 2013 0 Comentarios 

http://losojosdehipatia.com.es/opinion/quieres-emprender-haztelo-mirar/


Convencidos de que nuestra idea es buena reunimos a la familia y confesamos nuestras intenciones. Se hace el silencio y se escuchan las palabras mágicas que dan por zanjado el tema: “lo que tienes que hacer es opositar”. Hasta hace unos años, aquel que pretendía emprender no era más que un loco idealista. Hoy, emprender está a la orden del día y, hay que admitirlo, tenemos formación, aptitudes y ganas. Nuestros recursos son nuestras ideas y nuestras habilidades pueden ser nuestra moneda de cambio.

La figura del emprendedor como nuevo paradigma laboral es cada vez más usada por la clase política. “Hay que ser emprendedor, que es lo que se lleva ahora”, un argumento tractor amarillo con el que se pretenden reducir las tasas del paro. Esto es lícito, pero pretender vender tractor por descapotable como si fuese la única opción, no lo es. Si emprendemos seamos conscientes de que queremos conducir un tractor. No nos engañemos, vamos a empezar por gestionar escasez.

Materializar nuestras ideas, trabajar de lo nuestro o ser nuestro propio jefe son algunos de los tópicos del emprendedor. Pero emprender es mucho más que un paradigma de empleo. Emprender es un sentido de las cosas, un cristal a través del que interpretar el mundo. La R.A.E. define al emprendedor como “aquel que emprende con resolución acciones dificultosas o azarosas”. La persona emprendedora es aquella atrevida, dinámica, enérgica. Una persona audaz y con empuje. En conclusión, emprender es una actitud.

Estudiar, encontrar trabajo, comprar una casa, casarnos, tener hijos, ascender, comprar un coche mejor, un chalé. La supuesta imposibilidad de cumplir estas pautas sociales nos afecta considerablemente. El estado de bienestar que nos correspondía por derecho se ha esfumado y ahora solo hay un muro. Para unos será el momento de emprender, para otros, no. Lo que es seguro es que tenemos que cambiar el chip, adaptarnos al medio y encontrar o inventar las grietas de ese muro.

Emprender puede parecer un viaje solitario. Yo lo imaginaba como el mito de Sísifo empujando sin descanso y montaña arriba la enorme piedra que siempre rodaba hacia él. Sin embargo, nuestra historia no va a ser la del héroe solitario de la tragedia griega. Nuestra historia hablará de redes, ilusión, constancia, innovación, creatividad y, sobre todo, de comunicación. Los parámetros han cambiado.

No hace aún cinco años, nació en Bogotá una iniciativa para articular, conectar y dar visibilidad a los emprendedores sociales: La Arenera. Entre otras acciones crearon la pola social, un espacio de networking informal y horizontal, sin guión ni jerarquía. Este evento se ha extendido desde 2012 a Cali y Medellín. Y en España, donde se la denomina caña social, se ha importado a Madrid y Valencia.

Tuve la oportunidad de participar de la IV caña social en Valencia y de conocer su funcionamiento. Se convoca a los participantes a través de las redes sociales para el último miércoles de cada mes. Una vez reunidos se hace un turno de presentaciones y comienza el networking. El evento lo convoca el equipo de El país de las ideas que, además, ha introducido la iniciativa del trueque emprendedor donde no solo se intercambian tarjetas, sino que también se intercambian ideas, clases, servicios, experiencias y colaboraciones.

Lo más interesante de la caña social es la vitalidad y la motivación que se respira en el ambiente, en el marco de un espacio sin formato donde los emprendedores conectan y crean sinergias de todo tipo. Una iniciativa que puede convertirse en una importante herramienta tanto para el desarrollo empresarial, como para el desarrollo local. En Valencia la próxima caña social tendrá lugar el 27 de marzo en Ubik café a las 20h.

 

http://www.lapolasocial.com/

http://socialemprende.org/

http://www.elpaisdelasideas.org/ (próximamente operativa)

http://ubikcafe.blogspot.com.es/

Por Sara Liern Roig